El blog Portada

Publicado en septiembre 7th, 2015 | por Divertimento Joyas

0

Vuelta a la rutina, también para nuestras joyas

Ya ha pasado una semana desde que arrancó septiembre, y la mayoría ya estamos instalados en nuestros puestos de trabajo intentando volver a esa rutina que apenas habíamos empezado a echar de menos.

Sin duda el verano es para casi todos una de las mejores épocas del año; donde más tiempo pasamos con familia y amigos, donde hacemos ese viaje que teníamos pendiente, vamos a la playa o al campo y salimos a cenar y a comer fuera quizás un poco más de lo que debiéramos. Pero ahora llega el momento de hacer balance y ponerse al día de nuevo.

Septiembre es  el mes en el que volvemos a apuntarnos al gimnasio, nos convencemos de que vamos a hacer una dieta más saludable y pensamos en multitud de propósitos más que no llegarán a ser más que eso; simples propósitos.

Pero no debemos olvidarnos de que no sólo nosotr@s necesitamos una renovación. El verano es una época que puede ser bastante agresiva para nuestras joyas. Durante esta época están más expuestas a elementos que pueden dañarlas, como el sol, el contacto con el sudor, la salinidad, etc. Y si queremos mantenerlas como el primer día tenemos que ser conscientes de que debemos darles una serie de cuidados.

La plata, por ejemplo, es un metal muy sensible a la oxidación. Por ello, para guardarla, conviene que sea en un lugar fresco y seco, preferiblemente hermético. También es conveniente guardar cada pieza por separado envolviéndolas en un paño, ya que unas piezas pueden rayar a otras.

Hay que evitar los joyeros o cajones de madera, ya que a menudo la madera es tratada con ciertos componentes químicos que pueden afectar a nuestras joyas. Es conveniente la conservación de las joyas en recipientes que estén forrados con telas.

Cuando las llevemos puestas, hay que evitar en la medida de lo posible el contacto con elementos corrosivos tales como el cloro, el sudor, el perfume o la grasa. También hay que evitar una exposición prolongada al sol.

Banner enmedio cortito

En el caso de las perlas, conviene insistir también en intentar guardarlas en un lugar con temperatura constante, evitando la cercanía de radiadores y estufas.  Además, a ser posible, guardarlas en gamuzas de terciopelo o algodón y nunca en estuches herméticos, como hemos aconsejado con la plata. Las perlas, por sus características, necesitan transpirar.

También es importante incidir en que las perlas deben colocarse después del maquillaje y pasados unos minutos de la utilización de perfumes o lacas.

El oro, al ser un metal noble (no reacciona con otros compuestos químicos) no requiere cuidados particulares, aunque sí conviene seguir unos pequeños consejos. Como hemos dicho antes, también es preferible conservar las piezas por separado, envueltas en paños suaves.

Por su cualidad de metal noble, el oro no se mancha, pero el uso de cosméticos, aceites o maquillajes provocan una capa superficial que puede oscurecer la pieza. Por ello es recomendable lavarlas de vez en cuando usando detergentes suaves, a ser posible alcalinos o neutros.

Como habéis visto, tampoco es necesario realizar un gran esfuerzo para conservar nuestras joyas en óptimas condiciones. Siguiendo estos pocos consejos tendremos nuestras joyas siempre disponibles y brillantes como el primer día.

María José

Tags: , , , , , ,


Sobre el autor:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro × = 36

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑
  • Síguenos en Facebook