Cuidado de las joyas

Las joyas de oro y plata deben limpiarse con jabón neutro, agua tibia y un cepillo suave.

En todo momento, debe evitarse el contacto con productos químicos, cosméticos, colonias o perfumes.

En las joyas con diamantes y gemas, deben evitarse los golpes y cambios bruscos de temperatura.

Las joyas enfiladas con perlas y piedras semipreciosas, así como las de cuero, piel y con imán es recomendable no bañarse con ellas, ni limpiarlas con agua para evitar su deterioro.